viernes, abril 30, 2010

Go figure!

Toda mi vida he sido una superñoña involuntaria. Heredé la preferencia por evitar la fatiga de mi padre, y el gusanillo de ser "la mejor en lo que hago" de mi madre... que mejor dicho, ella me lo inculcó a punta de "o estudias para el examen o no ves Supercampeones". Con el tiempo se me hizo hábito. Lo peor que le podía pasar a mi vida académica era sacar un 9. Un 8 era el fin del mundo.

Me tocó ser la abanderada tres veces. Me cagaba. En la primaria logré zafarme fingiendo que el asta pesaba un chorro. En la secundaria ya no me creyeron. En la prepa, por fortuna, ya no se hacían honores a la bandera... y aunque se hubieran hecho, la del promedio más alto ya no era yo, sino mi amigui Brenda que me ganaba por dos centésimas (Yo, 9.76; ella 9.78).

Si bien las calificaciones valen pa' puro camote cuando sales de la escuela, mientras eres estudiante tienen su peso. En la primaria eso me conseguía dulces y peluches; en la secundaria, becas estatales y en la prepa se contaba la leyenda de la Beca TEC, donde al alumno con el mejor promedio de la prepa entera le era ofrecida una beca para estudiar en el Tec de Monterrey, sin pagar un centavo. Por derecho, esa beca le correspondía a Brenda... y si bien algo de celillo académico llegó a entrarme al respecto, era lo mejor: el Tec no tenía la carrera de Diseño (sólo Diseño Industrial en el campus Monterrey) y ella iba para Ingeniería en Sistemas, donde se dice el Tec se pinta solo (mi hermano dice que no es cierto, a saber). Para su mala suerte, ese año el Tec decidió no otorgar becas, por lo que tuvo que pagarse la colegiatura completa.

Varios años han pasado desde entonces. El campus de Guadalajara ya tiene licenciatura en Diseño... y ahora, la licenciatura en Animación y Arte Digital. Curiosa la vida: cuando años atrás todos íbamos tras esa beca, haciendo changuitos, mordiéndonos las uñas y especulando a quién le llegaría la oportunidad, jamás me imaginé que en estos momentos me tocaría a mí tomar esa decisión para alguien más.




Éste es el material a revisar para los candidatos a la beca LAD. Uno de estos chicos va a tener la oportunidad de estudiar en el Tec de Monterrey sin pagar un centavo. Tres personas habrán de dar el fallo: la encargada de nuevo ingreso, el director de la carrera... y yo.





Me espera una tardenoche ocupada... plus el atorifest que me espera el domingo para editar video de todos mis niños, pues proyectamos el martes las animaciones que han venido haciendo.

Nota aparte, uno de los niños del grupo de jotoshop que tuve el semestre pasado en la escuela de modas, ganó el primer lugar del concurso "All you need is Shoes" organizado por la revista ELLE:




FELICIDADES ESTEBAN! :)

4 comentarios:

SuperFandeMafalda dijo...

Orale!. Que responsabilidad...que mello. A mi me da mello todo lo que tenga que ver con la toma de decisiones. Ahora tuuu..chispales. Espero que no te sea muy trabajoso y bueno, creo que de menos vas a ver buenos trabajos, digo, si quieren competir por una beca. Tendrían que haberse esforzado un poquito. Buena suerte y buen fin de semana.

Nell dijo...

Pues hay de todo: desde el dibujito copiado de la caricatura de la tarde, hasta el morro que ganó un concurso de animación en Rumania. En sí, los criterios que uso son originalidad, versatilidad técnica, habilidad, qué tan fresca es la propuesta que tienen y si se ve que "nacieron con eso". Timing e inintengibilidad para los videos. Hay una chica que se ve que lo trae en la sangre, es mi favorita. Veremos qué pasa.

Pimiento Rosado dijo...

las becas siempre dan miedo....yo tengo una muy coqueta en la UNAM y me hace los paros de la vida....

vine a tu blog pensando q iba a ser un tipo antiblog de la princesa gato, gustosa me encuentro con que no es así.

Bien, de daré vueltitas más seguido. saludos!

Nell dijo...

No nos caemos y de repente nos decimos nuestras cosas, nada del otro mundo... solo que hay gente que agarra eso y lo extrapola. Cada quién tiene su método para combatir el tedio. Saludos!