martes, junio 08, 2010

Barce III

Dia siguiente, a caminar como si no hubiera un mañana.

Todo en el viejo continente es mayor en asunto de calidades y precios, y menor en asunto de espacios y distancias: los depas son un huevo y uno puede recorrer una ciudad caminando sin problema.
El wey que me rentó el depa me advirtió de lo cafre que es la gente en Barcelona y aguas porque te tiran el carro. No es por presumir, pero al lado de nuestras Honorables Doñas Camioneta, los catalanes no son nada.

Y caminamos hasta la punta del cerro donde se ve toda Barcelona:




De ahí más arriba y más arriba hasta el paraíso perdido:







Descanse en paz




No nos dejes caer en la tentación...




Vista desde el castillo




Vista del castillo




Vista desde donde te caes del castillo


De ahí bajamos al anillo olímpico:




Y de ahí al museo de arte:







Desde el museo de arte se aprecia Plaza España, que luce particularmente sin chiste a media tarde, pero por la noche se transforma cual hombre lobo twilightero, con la diferencia que los hombres lobos twilighteros se transforman cuando se les hincha el huevo y no como la mitología demanda.




Dramatización.








Esta se la dedico a los niños de Fundamentos II
que hicieron la animación de Slash.



Y cómo olvidar a Gaudí:





Los balcones de la casa Batló
tienen cara como de gatito




El Starbucks, hasta en las Sagradas Familias.




De camino al parque Güell... yendo para el lado que no es,
dado que a mi vato le pegó esa enfermedad tan común
que les da a los hombres,llamada "yosedondestamositis",
que los obliga a caminar tres veces más de lo requerido.
Y a tí con ellos.





Ahora sí, el parque Guell






Nell out.

1 comentario:

chica garabato dijo...

Tus fotos son lo más.
Soy tu fan...